Posts filed under ‘Carnavales’

Carnavales

Carnavales En Dominicana

Las expresiones carnavalescas en
la República Dominicana son variadas llagando a celebrarse en más de 100 municipios aunque en muchos de ellos se repiten personajes.

 

Estas expresiones folclóricas no solo se presentan en el mes de febrero, ya que, también se presentan en muchas comunidades de nuestro país, a finales de Semana Santa y también para la fecha de
la Restauración.


 En esta oportunidad Educando te presenta las expresiones utilizadas y los lugares donde se  han realizado, trascendiendo a veces,  más allá de su comunidad.

El carnaval de Santo Domingo, que todos los años se realiza en el malecón, es una  de las tradiciones más importantes de esta ciudad concentrando representaciones de provincias y municipios aledaños.

En Santo Domingo el carnaval tiene características diferentes a las demás provincias por ser esta la capital de
la República Dominicana, donde convergen las representaciones de otras ciudades del país.

 

A pesar de que los carnavales de Santiago y
La Vega tienen una carga de tradición y popularidad, el carnaval de Santo Domingo es el centro de las actividades oficiales, iniciándose con el acto aislado (unos días antes del verdadero inicio del carnaval) de la coronación del Rey Califé.

 

El área principal de celebración que utiliza este carnaval es la avenida George Washington, a orillas del Mar Caribe, en el denominado malecón.

 

Este carnaval se convierte en una enorme fiesta a todo lo largo del malecón donde ciudadanos de todo el país se aglomeran en esta vía para disfrutar de las comparsas que representan los diferentes sectores de la capital y las provincias.

 

El cierre de las festividades carnavalescas, en el Distrito Nacional, se realiza en una fecha que coincide con el fin de semana más cercano al 27 de febrero.

 Las actividades de carnaval, en esta ciudad, concluyen con un gran desfile de carrozas por el malecón y comparsas con llamativos colores que al ritmo de merengue, deslumbran a los espectadores.

En la actualidad, en la capital, hay carnavales en febrero y agosto, con lo que se mantiene la tradición cultural-artística-social en el Distrito Nacional.

 

Historia del Carnaval en Santo Domingo

 

Según los datos históricos, antes del año 1520 ya había carnaval en la ciudad de Santo Domingo, Primada de América, declarada por
la UNESCO, como Patrimonio Cultural de
la Humanidad.

 

En pleno apogeo colonial se celebraban los carnavales de carnestolendas, pero también como culminación de grandes acontecimientos y festividades religiosas, en honor a San Juan Bautista, Las Mercedes, San Miguel, San Carlos, Corpus Christi, entre otros.

 

El carnaval se transforma a partir del presente siglo, sobre todo a mediados, con los cambios socio-económicos-políticos-urbanos de la ciudad, donde el pueblo surgirá como un protagonista fundamental.

 Mientras en esta época, en la calle el Conde y los clubes privados se expresaba un carnaval de élites europeizadas, en el Parque Enriquillo se realizaba un carnaval popular, convirtiéndose este en el centro del carnaval popular, de donde van a surgir una rica cantidad de personajes, como: Se me muere Rebeca, Califé, Los Indios, Los Africanos, los Ali-Baba entre otros, donde van a particularizarse los Diablos Cojuelos, dentro de un proceso de mulataje y criollización. 

Inicio

Volver      

 

 Carnaval de La Vega

 

El carnaval de
La Vega se ha convertido en uno de los más atractivos de
la República Dominicana. Desde que llega el mes de febrero son muchos los dominicanos/as y extranjeros que acuden cada domingo a disfrutar de las comparsas que aquí se exhiben.

  

El carnaval de
La Vega se ha convertido en una tradición no sólo para los residentes en esta provincia, sino para todos los dominicanos porque este es visitado todos los fines de semana, de febrero, por miles de personas, inclusive de otros países. 

   

Desde que se inicia en el mes de febrero muchos dominicanos visitan, domingo tras domingo, la ciudad de
La Vega para disfrutar del colorido, alegría y diversión que durante la temporada carnavalesca caracterizan a este pueblo.

 

Aquí las personas que se disfrazan comienzan a diseñar sus trajes y caretas con meses de anticipación con la intención de ser la atracción del carnaval.

 

La inversión que se hace en estos trajes es tan grande que en muchos casos los que encabezan las comparsas y los que los confeccionan tienen que buscar el patrocinio de empresas.

 Hay personas que hacen más de un traje, no importa lo que éstos les cuesten. Se acostumbra entre ese grupo ir anualmente con una vestimenta distinta, lo que ya también forma parte de su tradición.

Los fuetazos de los diablos es una de las características que se destaca en el carnaval de esta ciudad. Esta fiesta de mascaras tiene sus reglas y quienes la violan reciben fuertes latigazos, disfrutados por quienes los ven.

 

Desde que inicia la temporada carnavalesca las calles de la ciudad, de la vega, comienzan a cerrarse todos los domingos desde las 12:00 del mediodía.

 

Más de cien grupos e incontables comparsas participan y procuran brindar una fiesta a los que asisten al carnaval a gozar y compartir esta celebración que ha llegado a alcanzar gran notoriedad.

 

Cada uno de los personajes del carnaval se distingue por su singular vestimenta, aunque son los Diablos Cojuelos los más atractivos de la celebración.

 

Entre los grupos más conocidos en estas fiestas son los Diablos Cojuelos, Los Pica Piedras, Las Hormiguitas, Los Panitas, Los Bravos, Las Fieras, Las Monjas, Los Teletubis y Los Broncos.

 

Tal y como cambia la moda, así evolucionan los trajes y caretas de los distintos disfraces que se utilizan en este carnaval. En la actualidad estos trajes están confeccionados con vistosos colores y caretas que combinan con cada vestimenta.

 

Los disfraces son hechos por artesanos especialistas en este tipo de trajes, aunque hay quienes lo mandan a confeccionar fuera del país.

Inicio

Volver      

 

 

Carnaval de Moca

 

Aunque “El Jinchaíto” es el personaje principal en el carnaval mocano, aquí también hay vistosas comparsas que deleitan a esta provincia y sus visitantes.

 

Con el personaje principal El Jinchaíto los mocanos cada año realizan su carnaval que desde el 1998 han integrado a sus tradiciones el dinamismo de Los Chacales, Los Búhos, Los Cibernéticos y Los Indeseables.

 

Otros grupos que se han integrado a este carnaval son Los Coyotes, los diablos azules, Los Dragones y otros tantos son el motor que le impregna el dinamismo y belleza a este carnaval.

 

A estas actividades carnavalescas se integran de forma armoniosa los jóvenes, mujeres y niños de todas las clases sociales, así como la participación de las autoridades locales.

 

También el empresariado se une a estas celebraciones ofreciendo su apoyo con lo que hacen que este carnaval permanezca por mucho tiempo entre los mocanos.

 

Historia de “El Jinchaíto”

 

Según datos obtenidos, a principios del siglo XX, específicamente en Juan López, se radicaron familias como las de apellido Bencosme, Machado y Tejada, todas de procedencia canaria. Eran personas de color blanco, un poco gorditas, pelo lacio y ojos azules, las que utilizaban el agua del arroyo Juan López para su consumo doméstico.

 

Hubo una época en que se presentó una sequía tan fuerte que casi dio al traste con la existencia de dicho arroyo, que pasó a convertirse en una cañada interrumpida por largos tramos totalmente secos.

 

Con el paso del tiempo, éste comenzó a contaminarse, pero como las personas que vivían allí no tenían otro medio para obtener agua, se vieron en la necesidad de utilizarla en las condiciones antes señaladas, lo que provocó que tomaran un aspecto que las hacía ver ‘‘hinchadas’’. Cuando fueron al pueblo, los moradores de la ciudad comenzaron a llamarles ‘‘los jinchaítos de Juan López’’.

 

El mote fue extendido a todos los mocanos, tanto que hoy cuando llega alguien de aquí a otro punto del país y hasta en el exterior, donde los dominicanos tienen colonias importantes, se dice ‘‘llegó un jinchaito de Moca’’. De este mote surge el súper personaje del carnaval mocano.

Inicio

Volver      

Carnaval de Salcedo

Las festividades carnavalescas de Salcedo se caracterizan por ser un carnaval rico no solamente en símbolos, sino también en tradiciones y tienen como personaje central el Diablo Cojuelo, que en esta ciudad recibe el nombre de Macarao.

Otros personajes que se distinguen en estas festividades son Jumea, El Viejo y
La Vieja, Roba
la Gallina, el Loco de
La Amargura, El Mono Nicolás, El Macarao de Campo (este último consistía en un traje hecho con hojas secas de plátano. Estos personajes son elementos básicos de este carnaval.

  

En la actualidad, el Macarao utiliza un traje muy vistoso, con los multicolores que caracterizan el papel crepé, acompañados por una gran variedad de máscaras, las que simbolizan y representan animales, como es el caso de los elefantes y otros más.

En estas festividades el bullicio, los gritos y el sonido de las vísceras de las vacas convertidas en vejigas anuncian junto a ‘‘El Viejo y
La Vieja’’ el inicio de lo que se ha convertido con el paso de los años en una de las tradiciones carnavalescas más coloridas de la región cibaeña.

 

En este carnaval se unen lo religioso y lo mágico para convertirse junto a los colores de los trajes de los enmascarados en algo esperado por todos los habitantes de esta tierra.

 

Esta fiebre popular llena de alegría y de múltiples colores las calles, callejones, campos y parajes desde comienzo de la década de los años 30, o tal vez, como aseguran algunos, desde la fundación del Cibao.

 

El tradicional ‘‘Roba
la Gallina del barrio El Cementerio, el ‘‘Loco de
La Amargura’’ y otros personajes no muy tradicionales, hacen de estas fiestas un verdadero festival en donde se olvida por momento las dificultades propias de los habitantes.

 Cada domingo de febrero y algunos del mes de marzo, al parque Duarte acuden todos aquellos que por una razón u otra se identifican con este derroche de alegría.

Durante los días de carnaval los Macaraos o Diablos Cojuelos son temidos por el pueblo, sin embargo el último día de estas festividades, el pueblo se abalanza con los Macaraos y les arrancan todos los papeles de adornos, con el objetivo de obligarlos a confeccionar el próximo año un nuevo traje, dejando las calles llenas de un luminoso arcoiris que se lleva el viento.

Inicio

Volver      

 

 

Carnaval de Santiago Rodriguez

Los jóvenes de esta provincia, ubicada en el centro de ‘‘la línea’’ no han querido quedarse atrás y se han convertido en los verdaderos protagonistas de esta fiesta carnavalesca.

En la actualidad hay seis grupos de Carnaval: las Estebanas, los Flecos, los Temerarios, Los Intocables, Las Chivas, y los Clásicos. Este carnaval se celebra en marzo con personajes de todo tipo, desde los pintorescos del pueblo hasta los tradicionales.

 Desde hace un buen tiempo los grupos Las Estebanas, Los Flecos, Los Intocables y otros grupos han emergido con gran fuerza en estas festividades carnavalescas.

Las Estebanas constituyen el primer grupo de carnaval de Santiago Rodríguez, cuyas comparsas están inspiradas en el chivo, un animal abundante en la región.

 Luego, surgieron Los Flecos, integrados por jóvenes de la ciudad. Otro grupo, es Los Intocables, que tienen como propósito hacer del carnaval local un atractivo turístico.

Según datos recogidos en la historia del carnaval de Santiago Rodríguez existieron dos bandos: uno era del Pueblo Arriba, llamados ‘‘Los Caudíes’’ y los otros los del Pueblo Abajo.

 

Los Caudíes estaban dirigidos por Pepe Ramos, un señor que representaba la clase alta de la sociedad sabanetera, y que falleció hace algunos años.

 

Expresa que la primera fiesta de carnaval de Santiago Rodríguez fue celebrada en el Ayuntamiento Municipal en 1948.

 

Existe otra versión que dice que las raíces del carnaval en Sabaneta se remontan a los bailes de salón que se realizaban en los años 60 y 70 en las salas de fiestas del Club Francisco Bueno, o en alguna comparsa que la escuela primaria de esa época organizaba para festejar la independencia.

Inicio

Volver      

Carnaval de San Pedro de Macorís

En el carnaval macorisano el rasgo más característico es la presencia de los Guloyas, que son diablos vestidos con trajes de llamativos colores, adornados con espejos pequeños y capa amarilla y roja.

En la cabeza, se colocan un impresionante penacho, adornado con piedras coloreadas, que termina en plumas multicolores de pavos reales (“pajuiles”).

Con su corona de sueños que lo transporta a las esencias de sus orígenes, su capa llena de lentejuelas y espejitos, reflejan sus raíces ancestrales.

Sus presentaciones van acompañadas de música, con ritmos e instrumentos propios como redoblantes, tambor (“drum”), tambora, cencerro, flauta y triángulo.

La mayoría de estas representaciones se realizan para la época navideña pero, con el tiempo, se han trasladado para las celebraciones carnavalescas, por su colorido.

Los Cocolos llenan de música, danzas, creencias, bebidas y comidas únicas los campos y las calles de San Pedro de Macorís.

 

En la música y sus danzas es donde está su mayor impacto. Sus bailes están llenos de contenido, recreación, sátira, humor y música irradiada de ritmo, cadencia, melodía, lírica, sueños y nostalgias.

 

Entre los bailes más destacados en el carnaval de San Pedro de Macorís se encuentran Momise, Guloya, del Buey, los Zancos y otros.

 

En la representación de las danzas siempre hay un mensaje pedagógico con un profundo contenido social donde se exalta el triunfo del bien sobre el mal, la defensa de la mujer a pesar que es excluida de sus bailes y sobre la lucha y triunfo del débil frente al poderoso y del oprimido frente al opresor.

 

La cultura cocola ha enriquecido nuestra identidad nacional para orgullo de todos los macorisanos.

Inicio

Volver      

Carnaval de Azua

Es uno de los más antiguos del país, el cual se celebraba, además del período de carnestolendas, para sus fiestas patronales en honor a la virgen de las Mercedes.

En la actualidad se incorporan a estas festividades carnavalescas expresiones de indios y otros personajes a nivel de fantasía

Además de las festividades de carnestolendas y las fiestas patronales, hay carnaval en la celebración de la batalla del 19 de Marzo, mezclando con esto, lo festivo con lo patriótico, común durante la colonia española.

 

A diferencia de otros pueblos, Azua tiene más de un motivo para festejar, y se viste de colores para dar la bienvenida a la temporada de carnaval.

 

En el mes de febrero las principales avenidas del pueblo se engalanan con vistosos y hermosos trajes, con los que se expresa la alegría que provoca la época.

 

En el mes de marzo se desempolvan nuevamente los trajes y vestimentas, pero esta vez para hacer honor al aniversario de
la Batalla del 19 de Marzo.

 

Un aspecto ha destacar es que los organizadores de este carnaval le están dando un toque internacional, especialmente al que se celebra en el mes de febrero. Una prueba de esto es que en esta fecha están participando representaciones de Cuba, Ecuador, Puerto Rico, Curazao y otros.

  Al igual que otros pueblos del país, éste se ha destacado por sus espectaculares personajes de Diablos Cojuelos, los cuales en cada una de las temporadas citadas, exhiben hermosos y vistosos trajes que hacen de cada celebración un desfile de alegría y colorido

Inicio

Volver      

 

 

Carnaval de San Francisco de Macorís

San Francisco de Macorís realiza su carnaval con una mezcla  de costumbres y estilos de las poblaciones vecinas que se han destacado por su calidad.

La celebración del carnaval francomacorisano se realiza sin la presencia de un personaje que realmente lo identifique, pero se proyecta como una celebración de especial, multicolor.

 

Se nutre de los diferentes personajes del carnaval dominicano, principalmente nacionales, como ‘‘Roba
la Gallina’’, el Califé, ‘‘Se me muere Rebeca’’ y otros.

 

Existe un personaje que, aunque es una extrapolación de otro en Santiago, ya ha adquirido connotación de localista refiriéndose al mono ‘‘Nicolás Den-Den’’.

Este personaje  surgió personificado por un obrero de la construcción, quien vino a esta ciudad desde Santiago identificado como ‘‘Papalin’’ y se ubicó en esta población en el sector conocido en ese entonces como Rabo de Puerca, hoy Barrio Las Flores.

Inicio

Volver      

 

 

Carnaval de Montecristi

Con alrededor de 471 años de su creación, el carnaval de Monte Cristi, se ha convertido en uno de los más legendarios y divertidos del país y el Caribe.

Estas festividades son consideradas como un legado de los primeros pobladores que fundaron
la Villa de San Fernando de Monte Cristi en la época de la colonización.

Con alrededor de 471 años de su creación, el carnaval de Monte Cristi, se ha convertido en uno de los más legendarios y divertidos del país y el Caribe.

Estas festividades son consideradas como un legado de los primeros pobladores que fundaron
la Villa de San Fernando de Monte Cristi en la época de la colonización.

 

En este los espectadores tienen la oportunidad de observar los enfrentamientos entre toros y civiles, destacándose como uno de los más agresivos espectáculos que tiene lugar en esta fiesta popular.

 El famoso enfrentamiento entre los Toros y los Civiles de Monte Cristi es una de las manifestaciones más simbólicas y singulares de esta tradición.

Los personajes no sólo desfilan, sino que crean todo un teatro en las calles. Esto sucede además de febrero, en Semana Santa, que es una fecha fuera de las tradicionales.

 ‘‘Armados’’ con fuetes (armas privilegiadas que representan el realismo, el coraje y la valentía), los toros pelean contra los Civiles y refuerzan sus cuerpos con cartones (antes lo hacían con yaguas), cubriendo los orificios de los ojos de las máscaras con tela metálica para protegerse de los fuetes.

El enfrentamiento tiene un trasfondo de despojo, de purificación, de lucha y de libertad.

 Cada domingo a partir de las dos de la tarde, las calles de Monte Cristi, se llenan de música, disfraces y colorido con el ardiente carnaval de los toros, civiles y otros personajes que han ido tomando fuerza en estas celebraciones.

La actividad es organizada cada año por el Comité de Fiestas y Tradiciones y
la Comisión Carnavalesca Montecristeña, entre otras instituciones, los que siempre tratan de mejorar estas festividades.

 A esta manifestación popular se le ha impregnado un conjunto de actividades adicionales con lo que se busca hacerlo más atractivo para los visitantes.

Generalmente el carnaval de esta ciudad es iniciado con un desfile de toros, civiles, comparsas, el Oso Nicolás, el Roba
la Gallina, caballos de pasos finos, carrozas y comparsas que representan a los diversos pueblos del Noroeste que recorren las calles más importantes de esta.

 

A este desfile se suma un personaje innovador y creativo que ha hecho su aparición en los últimos años, Tono (El Loco de Ricardo), el cual cada domingo de forma genial representa un personaje diferente.

 Cada año este carnaval remonta a los residentes en Monte Cristi a sus años de infancia y adolescencia, según narran con orgullo muchos pobladores.

Aquí inmediatamente asomaban los Toros, los Civiles con sus fuetes empezaban a sonar, en señal de que se estaba preparado para la gran pelea. El inicio de la lucha muchas veces lo marcaba una trompeta.

 

Aún en la actualidad se producen los enfrentamientos entre toros y civiles, los que se realizan con tal crueldad que provocan los comentarios en los visitantes foráneos que asisten a Monte Cristi a disfrutar de estas festividades.

Inicio

Volver      

Carnaval de Santiago

El carnaval de Santiago, considerado uno de los más importantes de
la República Dominicana, concentra cada domingo de febrero gran cantidad de personas en el monumento a los Héroes de
la Restauración de esta ciudad.

Aunque el terremoto que atentó contra la ciudad en 1842 y los posteriores saqueos haitianos impide precisar la fecha del inicio de estas fiestas, este pueblo conserva orgullosamente sus tradiciones carnavalescas.Los Lechones, personajes característicos de este carnaval, surgieron como guardianes del orden en los viejos carnavales de Santiago. Iban delante de las comparsas para abrirles camino y evitar las bellaquerías de los muchachos, según han expresado conocedores de este tema.      En los inicios, este carnaval se dividía en función a las clases sociales existentes en Santiago, con manifestaciones en clubes privados por parte de los sectores pudientes y en las calles de los barrios populares, particularmente en
La Joya, Los Pepines y, posteriormente, Pueblo Nuevo. Los Diablos Cojuelos son llamados, en Santiago, Lechones debido a que las caretas asemejan a un cerdo, con un hocico estilizado que más bien semeja un pico de pato. También se les llama Macarao (como en Salcedo y Bonao) aunque éste es un término más genérico para referirse a ellos; es la pronunciación vulgar de Enmascarado. El traje de los “Lechones” es el típico de los Diablos Cojuelos: un mameluco de colores vivos, a veces entero, a veces de dos, tres y hasta cuatro colores, adornado con cascabeles, cintas, gallardetes y espejitos circulares, pegado al traje va un capuchón que cubre la parte posterior de la cabeza. Algunos llevan rabo que puede colgar libremente por detrás o puede enrollarse en el cuerpo. Estos rabos, generalmente de color entero, contrastan con el resto del traje. Igualmente puede llevar una capa que cuelga por la espalda hasta la mitad de la pantorrilla. Anteriormente, el carnaval de Santiago se celebraba antes del Miércoles de Ceniza pero en la actualidad ya se celebra los domingos de febrero, independientemente de
la Cuaresma. Para el Carnaval, la ciudad observa una división en dos mitadas:
La Joya, un barrio en la parte baja de la ciudad, más cercano al río; y Los Pepines, un barrio en la parte alta. Los trajes que llevan los miembros de estos dos sectores son idénticos excepto las caretas. Los de Los Pepines le dejaron dos cachos (cuernos) lisos y los de
La Joya los llenaron de pequeños cachitos. En años anteriores se escenificaba una batalla simulada con fuetes entre las dos facciones opuestas, el martes previo al Miércoles de Ceniza. Esta batalla se hacía siempre frente a la puerta del cementerio, y participaban miembros de los dos grupos de lechones. Mientras recorrían la ciudad, algunos lechones llevaban fuetes con los que amenazaban a los transeúntes y a otros lechones. Lo más común, sin embargo, es que lleven vejigas de vaca infladas con los que se golpean unos a otros y a curiosos.

Otros personajes que se destacan en las actividades carnavalescas de Santiago son los Indios, la piel sucia de Nicolás Den-Den,
La Muerte en Yipe, el Hombre del Papelón, el Baile del Muñeco y otros que son  engrandecidos por la vistosidad y el ingenio popular.

octubre 26, 2006 at 11:52 pm Deja un comentario


Calendario

julio 2014
L M X J V S D
« oct    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Posts by Month

Posts by Category


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.